Make your own free website on Tripod.com
IGLESIA DEL NAZARENO CHICLAYO
luz en tu camino

Home

QUIENES SOMOS
Nuestro Compromiso
HISTORIA
DOCTRINA
Escuela Dominical
M.N.I
J.N.I
¿Quién es Jesús?
luz en tu camino
ALIMENTO SOLIDO
Noticias Mes de Agosto
Poemas
Vínculos
Contáctenos
ALBUM DE FOTOGRAFIAS
Solo para Católicos
Horario de Reuniones

...¡TODO LO PUEDO EN CRISTO QUE ME FORTALECE!....

logotipo.jpg

Oración de liberación y perdón

En estos momentos, bajemos nuestras
cabezas, cerremos nuestros ojos, echemos afuera de nuestra mente, cualquier cosa que nos impida concentración. Enfoquemonos en nosotros mismos. Vamos a pedir al Espiritu Santo de Dios, que nos ayude en estos momentos. Que tome control de nosotros, alma, vida, corazón adentro. Vamos a hacer un viaje a lo más profundo de nuestro ser. Para tener un encuentro con todos esos pensamientos negativos que nos atormentan cuando menos lo esperamos o deseamos.
Vamos a encontrarnos con todos esos sentimientos de culpa, celos, rencores, dudas, egoizmos, corajes, rabias, miedos, tristezas, depresiones en general. Cosas que no son otras si no Monstruos, que nos atormentan y nos quitan la paz
y nos hacen sufrir, que no nos permiten vivir tranquilos. Sea por cosas que hicimos, dijimos, o callamos antes u ahora, no importa cuando.
Vajemos a lo más profundo de nuestro ser y enfrentemos ese Monstruo,, cualquiera que sea. Peleemos con El hasta que logremos vencerlo con el unico Poder y Fuerza posible que solo nos la da el Espiritu Santo de Dios Padre Todopoderoso.
De esta manera podremos crecer más en unión y con la protección unica y verdadera que es la del Padre Celestial. Sentiremos más su presencia y su Amor. Creceremos más en el Espirtu saboriaremos esa felicidad intima que nos ofrece,y nos regala nuestro Padre.
Respiremos fuerte y profundamente, disfrutemos la liberación de esos Moustruos que hemos llevado a dentro por demaciado tiempo arraigados dentro de nuestro propio ser, y demos lugar al Amor, Paz, Tranquilidad y felicidad que solo viene del . Señor Y que solo en el podemos encontrar..

Bendigamos al señor por que el es nuestro todo, y sin El no somos nada......AMÉN

eagles01.gif

EL NAUFRAGIO

El único sobreviviente de un naufragio fue visto sobre una pequeña e inhabitada isla. Él estaba orando fervientemente, pidiendo a Dios que lo rescatara, y todos los días revisaba el horizonte buscando ayuda, pero como ésta nunca llegaba. Cansado y sin muchas esperanzas, empezó a construir una pequeña cabañita para protegerse, y proteger sus pocas posesiones. Un día, después de andar buscando comida, regresó y encontró la pequeña choza en llamas, el humo subía hacia el cielo. Lo peor que había pasado, es que todas las cosas las había perdido. Estaba confundido y enojado con Dios y llorando le dijo: "¿Cómo pudiste hacerme esto?", y se quedó dormido sobre la arena. Temprano en la mañana del día siguiente, escuchó asombrado el sonido de un barco que se acercaba a la isla. Venían a rescatarlo, y les preguntó: "¿Cómo sabían que yo estaba aquí?". Y los rescatadores le contestaron: "Vimos las señales de humo que nos hiciste..." Es fácil enojarse cuando las cosas van mal, pero no debemos de perder el corazón, porque Dios está trabajando en nuestras vidas, en medio de las penas y el sufrimiento. Recuerda la próxima vez que tu pequeña choza se queme... puede ser simplemente una señal de humo que surge de la GRACIA de Dios. Por todas las cosas negativas que nos pasan, debemos decirnos a nosotros mismos: "DIOS TIENE UNA RESPUESTA POSITIVA A ESTO". Tú dices: Es imposible. Dios dice: Nada es imposible (Lucas 18,27). Tú dice: Nadie me ama realmente. Dios dice: Yo te amo (Juan 3,16 y Juan 13,34). Tú dices: No puedo continuar. Dios dice: Mi gracia es suficiente (II Corintios 12,9 y Salmos 91,15). Tú dices: No me salen bien las cosas. Dios dice: Yo dirigiré tus pasos (Proverbios 3,5-6). Tú dices: No puedo hacerlo. Dios dice: Tú puedes hacerlo todo (Filipenses 4,13). Tú dices: No estoy disponible. Dios dice: Yo estoy disponible (II Corintios 9,8). Tú dices: No puedo perdonarme a mí mismo. Dios dice: Yo te perdono (I Juan 1,9 y Romanos 8,1). Tú dices: No vale la pena. Dios dice: Valdrá la pena. (Romanos 8,28). Tú dices: No puedo arreglármelas. Dios dice: Yo proveeré todas tus necesidades (Filipenses 4,19). Tú dices: Estoy asustado. Dios dice: No te dí espíritu de miedo (II Timoteo 1,7). Tú dices: Siempre estoy aburrido y frustrado. Dios dice: Hecha tus penas a mí (I Pedro 5,7). Tú dices No tengo suficiente fe. Dios dice: Le he dado a cada quien una medida de fe (Romanos 2,3). Tú dices: No soy suficientemente inteligente. Dios dice: Yo te dí sabiduría (I Corintios 1,30). Tú dices: Me siento solo. Dios dice: Nunca te abandonaré (Hebreos 1,5).

Introduzca el contenido aquí

Introduzca el contenido aquí

N.I.R.D